jueves, 4 de noviembre de 2010

El ojo clínico



El treinta de septiembre de 1938, Nevile Chamberlain baja de su avión en el aeródromo de Heston, a pie de pista, el primer ministro ingles es esperado por una multitud de hombres que anhelan noticias de paz, Neville viene de entrevistarse con Adolf Hitler y no espera demasiado para hablar a su pueblo, emocionado por su gestión rápidamente se acerca a los micrófonos y dice:
“Nosotros, el Führer y Canciller alemán, y el Primer Ministro británico, hemos tenido una nueva reunión hoy mismo y estamos de acuerdo en reconocer que la cuestión de las relaciones anglo-alemanas son de primera importancia para nuestros dos países y para Europa. Consideramos el acuerdo firmado ayer por la noche y el Acuerdo Naval Anglo-Alemán como un símbolo del deseo de nuestros dos pueblos de no volver a ir a la guerra el uno contra el otro. Hemos decidido que el método de la consulta será el método adoptado para hacer frente a futuras cuestiones que pueden afectar a nuestros dos países y estamos decididos a continuar nuestros esfuerzos para eliminar las posibles fuentes de diferencias y contribuir así a asegurar la paz de Europa. Mis buenos amigos, por segunda vez en nuestra historia, un primer ministro británico ha regresado de Alemania para traer la paz con honor. ¡Creo que es la paz para nuestro tiempo!, ahora vuelvan a casa y duerman tranquilos.”
Al día siguiente, los nazis invaden los Sudetes, se zampan 30000 kilómetros cuadrados de territorio checoslovaco de una tacada y dejan claro al mundo que puede hacer de todo, menos dormir tranquilo.

ojoclinico

No hay comentarios: